CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

domingo, 21 de septiembre de 2008

Lo hermoso de la Vida.....y del vivir.


Material Fotográfico de mi propiedad

Fotografías cortesía de José Paulo da Costa

Cuando me siento en el umbral de los sueños, pienso que la vida es como un torbellino que nos hace gira indeteniblemente, en constante movimiento y cambio.
Es como alzar la mirada al cielo y mirar el camino que hemos de recorrer, llevando en los brazos las experiencias pasadas, nunca podría comparar una relación con otra, pues cada una es hermosa en su tiempo y espacio.
No seria justo medir a alguien bajo la esencia de otro, pues cada uno es un mundo que gira en un mismo universo, alguien me hablo hace poco de los mundos y submundos dentro de un todo o espacio, Y al explicármelo visionaba al universo entero con sus galaxias, y sistemas, así que creo que mismo dentro de nosotros mismos se da ese principio, pero lo que si es evidente es la fuerza de atracción entre cada uno de nosotros.
Cuando alguien pasa por nuestras vidas, no es por simple casualidad, siempre hay algo que aprender, tomar, enseñar y dar. Así que la felicidad jamás será mayor o menor dependiendo de quien nos la proporcione. Ella esta intrínseca en nosotros mismos, y depende de nosotros mismos, las personas están el tiempo que deben y quieran estar entorno a nosotros con la certeza de que han dado lo mejor de sí.
Contemplo el camino que los árboles cubren para que los disfrute, así como la flor en solitario que se abre hermosa entre ramas cargadas de espinas, como las moras que crecen silvestres a espera de una mano que las tome con cuidado para no lastimarse con las espinas, la vida esta hecha de esas bellas ofrendas. Hoy sigo creyendo en el crepúsculo, y no como el declinar del día, más si como el instante dónde el todo se detiene para hacerme reflexionar que en el caminar debo observar con atención cada cosa que pareciera sin valor, es en ella dónde las grandes hazañas se tejen cada día.


sábado, 20 de septiembre de 2008

Un reencuentro con las raíces y los sentimientos...











He estado algo ausente. más jamás olvidada de lo que este espacio representa y sobre todo de quienes me regalan su tiempo al leerlo.
Un alto en el camino para abrazar mis raíces mientras que ellas palpiten de vida, es mi homenaje a quienes un día dieron lo mejor de sí ofreciendome lo que soy.
Un reencuentro con el sentimiento adormitado que resurge. Un encuentro con ese sentir que nace y desea perpetuarse en el tiempo.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Un emerger en una espera concluida


Una flor en mi jardín
Una fresca brisa en los días de calor
Que sofocan mi respirar
Es la fuerza que me alza cada mañana al despertar
Un día menos en la distancia que precede a nuestro encuentro
Es la luz que se abre en cada amanecer ofrendando un arco iris
Una esencia de lirios que se abren al cielo con su pureza
El sentir de una piel convertida en sentimientos
Es vivir y ser más que encuentro furtivo
Para desleírse en las ansias de sentimientos
Que retoñan en cada primavera-
Emergiendo en el beso tierno y cálido que deseo sentir en mis labios
Siendo el roce del amor que llego a mi vida para cubrir mí esencia
De mágicos amaneceres, para ser estar y existir en mi
Arrancando de lo más hondo de mí ser el deseo de amarte
Y de decirte que Te Amo

El renacer en cada Primavera----

Foto perteneciente a mi Archivo personal.
Tomada en Holanda

Cuantas noches de desasosiego, cubrieron mi existencia
Tratando de adentrarme en ellas, para acelerar el paso de las horas.
Y en el decorrer de las sendas, fui asimilando el aprendizaje
Que solo la vida nos brinda, cerrar historias inconclusas
Esperar por el invierno pausadamente si aún estoy en la primavera
Pues jamás podré pedir al naranjal que de sus brotes me ofrezca manzanas
Ni a la vida exigirle imposibles.
La vida se compone de esa escuela, dónde muchos lindamos caminos
Y de nuestro entorno aprendemos diversidad de pensamientos.
Es un compás de enseñanzas que sólo valoramos al final del trayecto
Cuantos amaneceres olvidamos de admirar
Porque los ojos están nublados de tristezas
Y pretendemos escuchar una sola voz, LA NUESTRA
Mirarnos como los únicos a quien las adversidades constriñe
Olvidando que en el recorrer de la existencia, muchos sufren
Al igual que uno escribiendo sobre sus pliegos blancos
Sus propias historias, así que creo que lo más sensato
Es saber y estar atento a los sonidos, que pululan en nuestro alrededor
Y despacio tratar de vivir la vida pues cada amanecer es una puerta que se abre
Y sólo un segundo marca la diferencia entre el ganar y perder
La oportunidad de traspasar esa puerta para seguir y continuar existiendo.

Renacer en el Ocaso...

Renaciendo en el Ocaso, es parte de una vida que necesitó plantearse… ¿Qué hago ahora con lo que tengo en mis manos?
Jamás diría, comenzar de nuevo o partir de la nada…Pues quien ha vivido 45 años, jamás puede partir del punto cero.
Cada persona que enfrenta una situación álgida en el recorrido de las sendas de su vida.
Siempre recomenzará, planteándose una nueva forma de ver y de vivirla, más nunca comenzará de nuevo.
Pues cada quien lleva en si las huellas que se fueron tatuando con el tiempo, sus recuerdos, sus fortalezas, sus debilidades, su aprendizaje, su entorno.
Para comenzar de nuevo, sería necesario nacer de nuevo. Y eso no es posible.
Porque renacer en el Ocaso y no en el alba… Porque es en el Ocaso dónde solemos aventarnos a los recuerdos, reposar el cansancio, meditar y contrapesar situaciones.
Así que dejaré el alba para iniciar mi trayecto en ese Universo llamado Vida.



María Lasalete Marques

Orgullosa de ser Venezolana