CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

lunes, 24 de noviembre de 2008

Un deseo cercano en el tiempo...


Subida sobre mi mundo, voy rodando
en busca sin pretender hallar
más si de llegar a mi puerto final.
Dónde recorra de tu mano
Los diques del alma, del sentir, del amar
Noches de luna, días de sol eterno
Miles de aves sobrevolando nuestro espacio
Una gaviota a la orilla, mirándonos extasiada
Un café, un vino tal vez, quien sabe
Pues voy rodando y sus giros no conozco
Lo dejo a la merced del mañana
Pues ella no me inquieta-
Rodar libremente en el gramado
Y caer sobre tu cuerpo en la certeza que me espera
Mientras los cisnes nos contemplan
En las márgenes del lago
Un mundo que no recorro,
Pues me alza cada mañana
Regalándome la vida, la esperanza, los sueños
Y en ellos estas tú que me arropaste con dulzura
Quiero a tu lado pasear por los bosques
Mirando las liebres que surgen de la nada
Sentir el viento ondear en mis cabellos
En la libertad que abrazo, sintiéndome odalisca

miércoles, 19 de noviembre de 2008

O Canto Noturno de Nietzsche

É noite: falam mais alto, agora, todas as fontes borbulhantes.
E também a minha alma é uma fonte borbulhante.
É noite: somente agora despertam todos os cantos dos que amam.
E também a minha alma é o canto de alguém que ama.
Há qualquer coisa insaciada, insaciável, em mim; e quer erguer a voz.
Um anseio de amor, há em mim, que fala a própria linguagem do amor.
Eu sou luz; ah, fosse eu noite!
Mas esta é a minha solidão: que estou circundado de luz.
Ah, fosse eu escuro e noturno!
Como desejaria sugar os seios da luz!
E até vós desejaria abençoar, pequenos astros cintilantes e vagalumes, lá no alto! - e ser feliz com as vossas dádivas de luz.
Mas eu vivo na minha própria luz, sorvo de volta em mim as chamas que de mim rompem.
Não conheço a felicidade dos que recebem; e muitas vezes sonhei que roubar deve ser ventura ainda maior que receber.
É esta a minha pobreza: que minha mão nunca pára de dar presentes; é esta a minha inveja: que vejo olhos à espera e as noites iluminadas do anseio.
Ó desventura de todos os dadivosos! Ó obscurecimento do meu sol! Ó desejo de desejar! Ó fome insaciável na saciedade!
Eles recebem os meus presentes; mas tocarei ainda a sua alma?
Há um abismo entre dar e receber; e também o menor dos abismos precisa ser transposto.
Nasce uma fome da minha beleza: desejaria magoar aqueles que ilumino; desejaria roubar aqueles que presenteio: assim tenho fome de maldade.
Retirar a mão, quando já a outra mão se lhe estende; hesitar como a cachoeira, que ainda hesita ao precipitar-se: assim tenho fome de maldade.
Tal vingança medita minha plenitude, tal perfídia brota da minha solidão.
Minha ventura em dar extinguiu-se ao dar, minha virtude cansou-se de si mesma pela sua superabundância!
Quem sempre dá, corre o perigo de perder o pudor; quem sempre reparte, cria calos em suas mãos e coração, de tanto repartir.
Meus olhos não choram mais ante o pudor dos pedintes; demasiado endureceu minha mão, par sentir o tremor das mãos satisfeitas.
Para onde foram as lágrimas dos meus olhos e o frouxel do meu coração? Ó solidão de todos os dadivosos! Ó silêncio de todos os que espalham luz!
Muitos sóis gravitam nos espaços vazios: falam, com sua luz, a tudo o que é escuro - como silenciam.
Oh, essa é a hostilidade da luz por tudo o que é luminoso: implacável percorre ela sua órbita.
Injusto, no fundo do seu coração, com tudo o que é luminoso; frio para com os outros sóis - assim segue, cada sol, o seu próprio caminho.
Como uma tempestade, percorrem os sóis, velozmente, suas órbitas: esse é o seu curso.
Seguem, inexoráveis, a sua vontade: é essa a sua frieza.
Ó seres escuros, noturnos, somente vós criais o calor, haurindo-se dos corpos luminosos!
Somente vós bebeis o leite e o bálsamo dos seios de luz!
Ah, há gelo em volta de mim; queima-se minha mão tocando em gelo!
Ah, há uma sede, em mim, que almeja pela vossa sede!
É noite: ai de mim, que tenho de ser luz!
E sede do que é noturno. E solidão!
É noite: como uma nascente, rompe em mim, agora, o meu desejo - e pede-me que fale.
É noite: falam mais alto, agora, todas as fontes borbulhantes.
E também a minha alma é uma fonte borbulhante.
É noite: somente agora despertam todos os cantos dos que amam.
E também a minha alma é o canto de alguém que ama.
- Assim falava Zaratustra.
(Assim falava Zaratustra é um dos textos mais polêmicos de Nietzsche. Zaratustra, o sem-Deus, o porta-voz da vida, o porta-voz do sofrimento, o porta-voz do nosso círculo, entoa este Canto Noturno, que apesar de não estar em versos, é citado pelo filósofo como exemplo de ditirambo no livro Ecce Homo, de 1888.)

martes, 18 de noviembre de 2008

Día Mundial de la Infancia.

"Que no quede sólo en el papel, en la buena voluntad de muchos, en un día marcado en el Calendario, como adultos debemos ser garantes de esos Derechos, recordemos que fuimos niños en algún momento, y como adultos somos progenitores o tutores.
Hoy me uno a Ventana Mágica http://dolcevitta61-ventanadeamor.blogspot.com/ dejando este post que esta dedicado a esos niños que en muchos casos, son los Ciudadanos del Mundo más vulnerables a que sus Derechos sean Violados."
20 DE NOVIEMBRE
DIA INTERNACIONAL DE LOS
DERECHOS DEL NIÑO(A) Y ADOLESCENTE.

Hola amiguito, soy Vanessa Carolina C.B.
Cómo vez, tengo un nombre, aunque me digan por cariño Vane.
Hoy quiero unirme a muchos niños en el mundo
para decir: Que tenemos derechos y deberes.
Y en la Celebración del Día Internacional
de los Derechos del niño, niña y adolescente, quiero que por un minuto
sepas a que tienes Derecho como un Ciudadano en tú País y en el Mundo.
Pues tus derechos fundamentales no tienen limites geográficos.
Primero quiero que observes este lindo video
que tome muy especialmente para Ti.


  1. Tengo derecho a que me respeten, no importa cual
    sea mi religión, color de piel,
    condición física o el lugar donde vivo.

  2. Tengo derecho a recibir un nombre
    y apellidos que me distingan
    de los demás niños y niñas.

  3. Tengo derecho a vivir con mi familia,
    que me cuide, me alimente,
    pero por sobre todo, que me quiera.

  4. Tengo derecho a recibir educación y tener
    las cosas que requiero para estudiar.

  5. Tengo derecho a descansar, jugar
    y divertirme en un ambiente sano y feliz.

  6. Tengo derecho a recibir atención médica y
    que se me cuide cuando esté enfermo.

  7. Tengo derecho a decir lo que
    pienso y lo que siento.

  8. Tengo derecho a reunirme o formar
    grupos con otros niños y niñas,
    para conversar, expresarnos o,
    simplemente, pasarlo bien.

  9. Tengo derecho a ser protegido. Nadie debe
    maltratar mi cuerpo, herir mis sentimientos,
    tocar mis partes íntimas o pedir que yo
    se las toque a otras personas.

  10. Tengo derecho a no ser explotado en trabajos que me dañen
    o impidan que creza como los demás niños o niñas. Tampoco
    se me debe utilizar para cometer delitos.

No olvides que eres una persona a quien se le debe respeto, tú unico deber será observar tus derechos y entender que los demás tienen derechos iguales a los tuyos.

domingo, 16 de noviembre de 2008

El precio de la Transparencia....

Desde pequeña, siempre que las palabras silenciaban
Mis letras dejaban entrever mis pensamientos
Era como si ellas fueran mi mas fiel amigo.
Letras que se arrinconaban en frases y suspiros
Sollozos muchas veces, alegrías también
Dicen que mi mayor defecto es ser tan transparente
Abrir mi mundo por entero, ser autentica y leal.
Siempre creí que al no tener que ocultar nada
Nada debería ocultar de lo que hago
En más de una ocasión he tenido la certeza
de que no todo se debe decir, pues siempre
una mal interpretación puede tornarse mi mayor herida.
Y en este instante me digo, que mucho de cierto hay en ello.
Pues siempre existirán personas, que de algo hagan una historia.
Y griten con vehemencia que su verdad y pensamiento
Es la que tiene validez. Es como si de pronto:
Tomara unos dulces en la mano a puño encerrado
Y a quien se los deseara regalar, me gritará:
De dónde los has tomado, que los escondes.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Alguien que mira su reloj agradecida a Dios...



Tengo la certeza que alguien como Yo,
si pidiera a Dios algo, seria como injusto
pues creo que en la certeza de su Paternidad
me ha regalado días llenos de brillo y calidez.

Mi vida ha sido envuelta de una burbuja de cristal
protegida de las inclemencias y las adversidades
Talvez porque su mayor regalo
ha sido hacerme entender que la vida es el camino y la senda
y que las acciones son los hechos humanos con los que llenamos
nuestras alforjas de vivencias.

Que lo bueno o malo de los actos humanos
no es El quien los determina.
Ni las heridas que nos hieren el alma
ni la dureza de las cicatrices que cubren nuestro corazón
Ese libre albedrío que nos infunde con su Amor
al instante de nacer, esa libertad que no se negocia.

Cuando contemplo la Naturaleza
y trato de imaginar el Universo
es cuando me encuentro frente a toda su esencia
y cuando reflexiono en que soy a su imagen y semejanza
encuentro su esencia en lo mas intimo de mi Ser.

En cada despertar de un día, en el camino que transito
miro el cielo en el amanecer y tan sólo digo
Gracias por un nuevo despertar en un mundo
que abrazo para conquistar y en el cual pretendo
dejar aunque sea una minúscula huella de mi paso.

Pues tengo la certeza que en las grandes proezas
no están en las grandes hazañas
más sin en las pequeñas cosas con que llenamos nuestra vida
los pequeños detalles, representamos un pequeño átomo
en este universo, pero miles de pequeños átomos
hacemos la diferencia.

A orillas de un mar en Otoño...




Cierro mis ojos, tratando de viajar en el tiempo, a ese espacio dónde viví el Otoño con la intensidad de la adolescencia, donde recorrí caminos en la policromía de los Ocres, dónde los sueños volaban libres sin tiempo, razones, ni buscaban entender el porque de la vida misma,
Sueños que se fraguaban en vivir tan solo en la magia del buen vivir, de las ilusiones.
Es hermoso el color grisáceo del cielo, el vuelo de las aves que inician su resguardo al invierno, ese aire frío que nos envuelve venido del norte, el olor a tierra mojada, el desnudar de los árboles, e en este instante dónde el paso del tiempo es símbolo constante, época de cambios y transformaciones.
En la soledad o no, la nostalgia llega a quienes se regalan un espacio para pensar en las razones de la vida, Siempre he disfrutado del caminar por las calles, entre vientos y lloviznas, admirando los ocres de la vida, a pesar de que los Otoños no sean mi estación preferida, pero si es realmente y sin duda alguna el tiempo de retrospección.
Lo que más disfruto en este tiempo es la playa, el exiliarme sobre las arenas grises solitarias, repletas de gaviotas caminar y correr entre ellas, sentirme una mas entre la bandada, mirar el mar rugiente que se envuelve con su amada en la orilla.
Creo que silencio el murmullo interior y simplemente disfruto de lo que veo y de ese viento frío que juega con mis cabellos y me envuelve.
En mi letargo sobre ese arenal acompañada de mil gaviotas entiendo la razón que cada vez que puedo camino hasta llegar a ese lugar dónde mi ciclo de reflexión da comienzo, las añoranzas se tornan en recuerdos que rescato del añil, espacio dónde la soledad deja de ser temida para tornarse amiga, ayudándome a desempolvar las memorias que parecieran olvidadas y que resurgen y que abrazo con la intensidad misma de lo que ellas significaron en su tiempo. Despierta entonces esos sentimientos dónde me abrazo yo misma para sentirme esencia y recargo las ideas de un nuevo rumbo a seguir.

Renacer en el Ocaso...

Renaciendo en el Ocaso, es parte de una vida que necesitó plantearse… ¿Qué hago ahora con lo que tengo en mis manos?
Jamás diría, comenzar de nuevo o partir de la nada…Pues quien ha vivido 45 años, jamás puede partir del punto cero.
Cada persona que enfrenta una situación álgida en el recorrido de las sendas de su vida.
Siempre recomenzará, planteándose una nueva forma de ver y de vivirla, más nunca comenzará de nuevo.
Pues cada quien lleva en si las huellas que se fueron tatuando con el tiempo, sus recuerdos, sus fortalezas, sus debilidades, su aprendizaje, su entorno.
Para comenzar de nuevo, sería necesario nacer de nuevo. Y eso no es posible.
Porque renacer en el Ocaso y no en el alba… Porque es en el Ocaso dónde solemos aventarnos a los recuerdos, reposar el cansancio, meditar y contrapesar situaciones.
Así que dejaré el alba para iniciar mi trayecto en ese Universo llamado Vida.



María Lasalete Marques

Orgullosa de ser Venezolana