CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

sábado, 27 de febrero de 2016

Mis amigos

Desconfio dos amigos que sempre estão quando existe diversão, os que sempre dizem que tudo esta bem, os que são os primeiros a chegar nos momentos de abundancia, que sempre estão prontos a celebrar dos bons momentos.
Acredito nos amigos que são capazes de ter suas ideias próprias, mesmo que difiram das minhas, dos que me corrigem sem me julgar. Dos que tendo algo para dizer são frontais.
Adoro os amigos que estão ao meu lado nos momentos difíceis, que me escutam, que põem o braço por cima do meu ombro, e sem dizer palavra estão para me recordar, que mesmo tendo perdido o meu norte, eles se convertem na minha bússola.
Acredito no amor da amizade, daqueles que me desejam surpreender, mesmo que a distância esteja presentes, têm sempre a magia da proximidade. Desconfio daqueles que se dizem amigos sendo apenas colegas. Dos que confundem as barreiras dos limites.

E apesar de ter poucos amigos, sinto-me protegida por eles.

sábado, 13 de febrero de 2016


Un domingo como mañana hace 34 años hice a un lado mis sueños de niña, para abrazar un nuevo ciclo en mi vida.

Una promesa que a lo largo del tiempo se desmorono y de ese tiempo compartido alcance sueños, subí montañas, tambalee, dude, descendí, me aferre, luche intensamente, pero ame con la misma intensidad, como ímpetu hay en la furia del mar, y luz en el infinito, creo que nadie podrá decir que no hice mi parte. Que no me entregue plenamente, de alma y corazón.

Hoy pudiera no abrazar con tanta nostalgia esa aventura de 24 años vivida, pero  hay caminos que se recorren dos veces, creo que ellos buscan que aprendamos algo, una lección de vida talvez. Y una vez más el camino se volvió arenoso, y se dificulta el caminar.

Y vuelvo a surcar una aventura en las aguas del mar del norte, un compromiso que abrace con intensidad, creyendo en que el amor, estaba hay como segunda oportunidad, pero que no sería tan real pues se desmorono, jamás fue un sueño a dos, más si un contrato mercantil donde una de las partes no satisfago a la otra, no vislumbro futuro, y sin tener nada exigía igualdad.

Hay quienes no abren su alma y no son capaces de contar sus historias, mismo que hagamos de ellas personajes anónimos. Por miedo a lo que puedan decir o pensar los demás. Unos dicen que desnudar nuestra vida al público es sinónimo de peligro, yo más bien creo que desvendar caminos, nos ayuda a saber que no somos solo nosotros que han visto en un segundo sus sueños desmoronarse, y que hay que forjar fortaleza, para levantarnos y seguir caminando.

Pues nada termina realmente apenas se transforma. Hoy así como el día,  no veo, la luz del sol, y como la cabra de la montaña busca la roca alta, dobla sus patas, y se hace pequeña e insignificante, mirando el horizonte. Yo me refugio en el letargo, arrullada por le presencia de quienes traigo a mis recuerdos, y abrazo en la distancia permitida.

Saber que fui, y hoy apenas soy, que sonrío a diario y a la vez sollozo. Prefiero escuchar y alentar antes de ser confortada. Prefiero silenciar la rabia, pues no consigo ser cruel. Formas extrañas de amar que no comprendo. Pues apenas conozco una. Una entrega, una lucha, una razón, hoy solo esta quien realmente desea estar.


He cerrado algunas páginas, otras permanecen aletargadas, otras apenas siguen en abierto, pues hasta hace apenas unos días creí que pudiera volver a reescribirlas, pero debo aprender que la eternidad es apenas una palabra, y que le hemos dado el significado de tiempo que jamás acaba. Somos tan hábiles y letrados con las palabras, y tan crueles a la vez. Sabemos conquistar imposibles, pero realmente somos tan miserables en lo que a humanidad se refiere.

Renacer en el Ocaso...

Renaciendo en el Ocaso, es parte de una vida que necesitó plantearse… ¿Qué hago ahora con lo que tengo en mis manos?
Jamás diría, comenzar de nuevo o partir de la nada…Pues quien ha vivido 45 años, jamás puede partir del punto cero.
Cada persona que enfrenta una situación álgida en el recorrido de las sendas de su vida.
Siempre recomenzará, planteándose una nueva forma de ver y de vivirla, más nunca comenzará de nuevo.
Pues cada quien lleva en si las huellas que se fueron tatuando con el tiempo, sus recuerdos, sus fortalezas, sus debilidades, su aprendizaje, su entorno.
Para comenzar de nuevo, sería necesario nacer de nuevo. Y eso no es posible.
Porque renacer en el Ocaso y no en el alba… Porque es en el Ocaso dónde solemos aventarnos a los recuerdos, reposar el cansancio, meditar y contrapesar situaciones.
Así que dejaré el alba para iniciar mi trayecto en ese Universo llamado Vida.



María Lasalete Marques

Orgullosa de ser Venezolana